22 ago. 2012

Solo faltaba un te amo besándonos bajo la lluvia para perdernos.

-Molly!
Me quede parada, se parecía a su voz, me di vuelta y era el...
-Sabes por que hago eso!?
-Porque no te intereso!, eso ya lo se!
-Que?!, no...!, claro que no!, no...
Quise bajar, estaba realmente enojada, lo único que quería era gritarle con toda mi alma, baje las escaleras gritándole...
-Ay si!, ahora!, ahora dices eso, después de que me haces sentir tonta!, después  de que me ignoras!, después de que no demuestras nada!, despu!...
-Te amo.
- Ademas lo único que dices es te amo, no se te ocurre otra cosa más a demás de..., que?...
-Te amo...
-Te amo, pero prométeme algo...
-Que?
-Que nunca me harás sentir tonta.
-Jamás...
me tomo de las manos, se acerco a mi y me envolvió en sus brazos, nuestros labios se acercaron y comenzó a llover, el cielo se pinto de gris, miramos al cielo, nos miramos y me beso. En mi cuerpo sentía el calor, la pasión, sentí su alma y de repente... me desvanecí, todo se volvió cenizas, me hice cenizas entre sus brazos, dejándolo solo, otra vez, como en cada una de las vidas en cuales vivimos eternamente, pues estamos predestinados a amarnos en cada una de las vidas y condenados a perdernos en cada una de ellas...


No hay comentarios:

Publicar un comentario