26 mar. 2013

La almohada no es para llorar.


Aun recuerdo la primera vez que te vi, había algo especial en ti, en tu mirada. 
Mañanas frías y miradas tristes, estoy tratando de no mirarte, no se está haciendo fácil, algo no te deja ir, creí estar bien, que lo había conseguido, pero solo bastaron 3 segundos para creer en ti, y para ser sincera quiero verte, aun que sea por casualidad, pero me engaño a mi misma, y siempre me digo: no va a regresar, sigues llorando o sales adelante, y si algún día me encuentro contigo solo tendré que decir hola, como si nada hubiera pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario